Abscisic_acid_structure 730

Biotecnología contra la sequía

Uno de los mayores factores limitantes para la producción agrícola es la sequía. El agua dulce siempre ha sido un bien escaso que hay que repartir entre el uso urbano, el industrial y el principal consumidor, el agrícola y el ganadero.

Las plantas necesitan agua, y según el cultivo, muchísima agua. Hay que tener en cuenta que nosotros tenemos un sistema circulatorio cerrado por lo que transpiramos principalmente para regular la temperatura. En cambio las plantas no tienen corazón ni sangre que circule, el transporte de la savia con los nutrientes se hace por evapotranspiración, la parte superior de la planta pierde agua y esa disminución de presión es la que impulsa el transporte de la savia desde la raíz. Por lo tanto para producir comida una de las principales materias primas es el agua, que no puede ser salada, ni estar contaminada por diferentes compuestos químicos o microorganismos.

Campo Experimental de maíz OGM. Hybrid_corn_Yellow_Springs,_Ohio.  Wikimedia Commons.

Campo Experimental de maíz OGM. Hybrid corn Yellow Springs, Ohio. Wikimedia Commons.

Tratar de producir la misma cantidad de comida con menos agua es una de las prioridades de la agricultura actual. Hasta ahora se han conseguido grandes avances desde la ingeniería optimizando los sistemas de riego. El paso de riego por inundación al riego por goteo en su momento, permitió ahorrar millones de litros de agua, y por ejemplo, un melón cuesta ahora de producir la mitad de agua que hace 10 años. También se han hecho grandes avances desde el punto de vista de la mejora clásica, por hibridación o mutagénesis, pero la capacidad de mejora tiene un techo, que es el acervo genético de la propia especie o de las especies afines con las que puede hibridar.  Por lo tanto desarrollar plantas capaces de optimizar el consumo de agua desde el punto de vista de la ingeniería genética es uno de los objetivos de la biotecnología vegetal actual, y en la que más grupos están compitiendo.

Riego por goteo. Wikimedia Commons.

Riego por goteo. Wikimedia Commons.

Hoy por hoy solo hay una variedad transgénica en el mercado resistente a la sequía. Es un maíz que expresa un gen de bacterias, el cspB y que le permite necesitar un 10% menos de agua que el no transgénico. Un éxito aparentemente escaso, pero la variedad ha tenido un gran éxito comercial, puesto que un 10% en una extensión grande en riego puede suponer ahorrar millones de litros de agua y en secano aumentar la producción aunque disminuyan las precipitaciones. No obstante no es suficiente. Las actuales estrategias pasan por “hackear” el sistema hormonal de la planta. Actualmente sabemos que cuando la planta nota que le falta agua incremental produce una hormona, llamada ácido abscísico, que le permite hacer frente a esa contingencia. Podemos utilizar plantas con mayor sensibilidad a esta hormona o incluso utilizar análogos sintéticos de la hormona de bajo precio que puedan utilizarse como insumos agrícolas. De esta forma, una pulverización de este compuesto permitirá que la planta se prepare y responda mejor a la escasez de agua. Eso nos ayudará a salvar muchas cosechas y ahorrar agua, aumentando la eficiencia de la producción de comida en climas revueltos. De todas formas, cualquier ayuda se agradece, y aunque la ingeniería genética sea un gran avance, no olvides cerrar el grifo cuando te lavas los dientes.

@jmmulet

 

Imagen destacada:  Ácido abcísico (Wikimedia)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneDigg thisShare on TumblrShare on RedditShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>