decoracion-navidad-730x410

¡Cómete la ciencia! 6 recetas sorprendentes para estas navidades

Las vacaciones están a la vuelta de la esquina. Tras regresar a casa y reencontrarnos con familiares y viejos amigos, es probable que deseemos innovar en la cocina. ¿Cómo hacerlo? La biotecnología, que se esconde en la fabricación de jabones o de pantalones vaqueros a la piedra, también puede hallarse entre nuestros fogones. Si quieres sorprender a tus comensales, te presentamos unas ingeniosas recetas navideñas que no dejarán indiferente a nadie.

Y es que las aplicaciones de la biotecnología alimentaria son múltiples. Gracias a ella podemos disfrutar de productos como el yogur o el kéfir. Su milenaria historia nos permite recordar un pasado en el que civilizaciones como la egipcia o la mesopotámica ya disfrutaban de comidas y bebidas puramente biotecnológicas. ¿Por qué no trasladar este conocimiento a la preparación de las comidas y cenas de navidad? En Biotekis nos hemos ido de viaje por el mundo, y éstas son las sorprendentes seis recetas navideñas preparadas a base de ciencia.

Primer entrante: el Pica-Pau

Nuestro primer plato es una receta de origen portugués que mezcla carne de cerdo y encurtidos (pepinillos, cebolletas, guindillas o aceitunas). En esta ocasión, la biotecnología está presente gracias a los propios encurtidos, unos alimentos marinados (es decir, sumergidos en una solución de sal) para que fermenten gracias a la presencia de microorganismos inocuos como Lactobacillus plantarum. Estas bacterias permiten reducir su pH, proporcionando el característico sabor ácido de los encurtidos.

recetas navideñas

Pica-Pau. Loffelgenuss.

El Pica-Pau sirve como entrante en esta lista de recetas navideñas. Primero debemos preparar la carne de cerdo (retirándole antes la grasa), y dorándola con unos dientes de ajo.

Tras añadir sal, pimienta y unas hojas de laurel, podemos utilizar la salsa Worcestershire, un condimento líquido preparado también gracias a una fermentación, y que sirve como salsa saborizante.

Después bajaremos el fuego, y añadiremos 200 ml de vino blanco, esperando que la carne se termine de hacer por completo. Cuando ya hayamos conseguido reducir la salsa, incorporamos los encurtidos al gusto.

El Pica-Pau es un plato diferente, que puede servirnos de tapeo para nuestros comensales y que, sin duda, mezcla productos alimentarios característicos de la biotecnología.

Surströmming, un plato sorprendente

Las personas que se dedican a la ciencia jamás pierden uno de sus rasgos más típicos: la curiosidad. Y es ésta la que nos lleva a viajar hasta Suecia, un país famoso por su plato Surströmming. Para los aventureros y turistas, y especialmente, aquellos que les guste probar cosas nuevas, este arenque nórdico es la comida estrella.

recetas navideñas

Surströmming en salazón. Wikimedia.

Su preparación, sin embargo, incluye una sorpresa: su olor fétido. ¿Por qué? Esta especialidad gastronómica sueca se pesca en primavera, dejando que fermente en barril durante uno o dos meses. A continuación, el arenque se enlata para permitir que prosiga la fermentación, que puede durar de uno a dos años. Durante este tiempo, las bacterias del género Haloanaerobium se encargan de generar suficiente gas, en forma de dióxido de carbono, ácido propílico, sulfuro de hidrógeno, ácido butírico y ácido acético, que ayudan a que las latas se hinchen y producen el característico olor fétido (a mantequilla rancia, huevo podrido y vinagre).

Su mal olor inicial contrasta, según quienes lo han comido, con su poderoso sabor. Eso sí, las autoridades suecas recomiendan que las latas de Surströmming se abran en superficies exteriores (dentro de un balde de agua) para evitar en lo posible el olor putrefacto que presenta. Y para prepararlo, lo ideal es que tras limpiar los arenques los pongamos con unas tortas de pan azucarado, rebanadas de patatas cocidas y cebollas cortadas en cubitos. El resultado parece sorprendentemente delicioso.

Para acompañar: ¿qué tal una cerveza navideña?

Entre las recetas navideñas no podían faltar las clásicas cervezas de temporada. Si hay algo sinónimo de estas fechas es, sin duda, la ilusión y la nostalgia. Se trata de días especiales, donde nos reencontramos con nuestros seres más queridos y probamos a hacer cosas que olvidamos durante el resto del año.

recetas navideñas

Cerveza navideña de Damm. Damm.

Ese espíritu es también el que alimentaba a los antiguos maestros cerveceros. Si esta bebida es también parte de la biotecnología clásica, ¿por qué no mezclar la nostalgia e ilusión navideñas con este producto? Cuenta la historia que la tradición nació en Bélgica a principios del siglo XX, y se hizo popular de la mano del británico John Martin, que presentó una cerveza típica de navidad.

La bebida podía empezar a fabricarse alrededor de San Miguel, a finales de septiembre, especiando fuertemente el producto. El objetivo no era otro que dejar que fermentara varias semanas, y así la cerveza estuviera lista en San Nicolás.

En España, marcas como Damm han decidido recuperar esta tradición. Desde 2008, la compañía biotecnológica elabora una cerveza navideña en una edición limitada, y con un característico sabor aromático que no te dejará indiferente. En la sección de productos de navidad de tu supermercado ya puedes encontrar la edición de 2014, con un formato sorprendente de 66 cl, para compartir con tu familia y amigos.

Un postre dulce típico de Alemania

La gastronomía nos lleva de nuevo de viaje. Ésta vez, destino Alemania. Allí descubrimos el Christstollen, también conocido como Stollen, un pan dulce que se asemeja a “un niño envuelto en pañales”, al estar recubierto de polvo de azúcar. La historia de este postre navideño data de 1329, cuando ofrecieron este regalo a un obispo. Desde aquella fecha, la receta ha ido mejorándose y se trata de uno de los clásicos de la cocina alemana.

recetas navideñas

Stollen. Wikimedia.

Necesitaremos los siguientes ingredientes para el Stollen: un sobre de levadura, 500 gramos de harina, una cucharada de vainilla, una cucharada de ron, una cucharada de zumo de limón y de licor de almendra amarga. También tendremos que contar con una pizca de nuez moscada, cardamomo en polvo, dos huevos, 175 gramos de mantequilla, 250 gramos de yogur griego sin azúcar, 125 gramos de pasas sultanas, 125 gramos de pasas corinto y 125 gramos de almendras peladas. Por último, contaremos con 50 gramos de mantequilla para untar la superficie de horneado, azúcar glasé para espolvorear el pastel y 50 gramos de corteza de limón.

Su elaboración, dicen los expertos, no es sencilla. Para comenzar, mezclaremos en un recipiente la harina con la levadura. En el centro, abrimos un pequeño agujero, en el que situaremos el azúcar, las especias, la vainilla, el ron, el licor de almendra amarga, el zumo de limón y los huevos. Mientras vamos amasando, incorporaremos poco a poco más harina, y añadiremos la mantequilla cortada en cubos, el yogur, las pasas, las almendras y el limón.

Cuando la masa sea homogénea, y se pegue a nuestros dedos, la estiramos con un rodillo hasta conseguir un grosor de unos dos centímetros. Después doblamos la masa por la mitad, y la metemos en el horno (previamente precalentado a 200ºC) durante setenta minutos, vigilando que se vaya dorando. Una vez cocinado, sacamos el Stollen y lo decoramos con mantequilla y espolvoreamos con azúcar glasé. Un postre difícil, pero que merece la pena probar en estas fechas.

Glühwein, vino caliente para Navidad

Sin movernos de Alemania, y sin olvidarnos de nuestra levadura responsable de la fermentación del Stollen, queremos por último acompañar este pan dulce con alguna bebida típica. Y es ahí donde encontramos el Glühwein, un vino caliente especiado típico de los mercados navideños alemanes.

recetas navideñas

Puesto navideño de Glühwein. Flickr.

Este producto, sin embargo, también puede encontrarse en otros países con diferentes denominaciones, como la de Glögg/Gløgg (Suecia y Dinamarca), Vin fiert (Rumanía), Vin brulè (Italia) o forralt bor (Austria, Letonia, República Checa y Hungría). Su intensidad aromática es muy característica, así que podemos sorprender a nuestros invitados con una bebida que seguro nos reconfortará de las bajas temperaturas de estas vacaciones.

La receta para preparar este vino caliente especiado es sencilla. Podemos emplear 750 ml de vino tinto, 80 gramos de azúcar moreno, dos hojas de laurel, seis clavos, dos estrellas de anís, dos ramas de canela y cuatro vainas de cardamomo. Añadiremos también un poquito de nuez moscada rallada, cáscara de limón y de una naranja mediana.

Para elaborarlo, echaremos un poquito de vino tinto en la cazuela (para mojar el fondo) y a continuación, incorporaremos todas las especias y el azúcar, sin dejar de remover con una cucharada de madera. Cuando empecemos a notar los aromas y veamos que el azúcar se ha disuelto por completo, añadimos el resto del vino tinto vigilando que no llegue a hervir. Esperamos que la cocción se complete a fuego medio-bajo durante media hora. Tras retirar nuestro Glühwein de la cazuela, colamos la mezcla para retirar las especias y comprobaremos su dulzor (si fuera necesario, añadimos un poco más de azúcar).

Y para terminar, roscón de Reyes

No puede faltar en nuestro recopilatorio de recetas navideñas uno de los clásicos de la cocina española: el roscón de Reyes. La llegada de las fiestas también viene acompañada de cartas a sus majestades de Oriente, con nuestros mejores deseos y peticiones para el 2015. Y durante el 5 y el 6 de enero, muchos disfrutaremos de este tradicional postre que esconde un secreto biotecnológico.

recetas navideñas

Roscón de Reyes. Wikimedia.

Los ingredientes para un roscón incluyen 500 gramos de harina, 100 gramos de mantequilla y 100 gramos de azúcar, 2 huevos, ralladura de naranja, una cucharadita de ron y otra de azahar. También deberemos añadir 20 centilitros de leche, una pizca de sal, fruta escarchada para decorar, azúcar y almendra. ¿Y cuál es el truco que emplea la biotecnología? Los 20 gramos de levadura de panadería, que sirven como fábricas celulares para transformar el azúcar en dióxido de carbono, el secreto por el que el roscón de Reyes (o el pan que comemos a diario) está esponjoso.

Para elaborar el roscón de Reyes, debemos fabricar una especie de ‘volcán’ con la harina, dejando un hueco en el centro. En el interior de la masa debemos introducir la mantequilla, el azúcar, los huevos, la ralladura de naranja, el ron, una pizca de sal, el azahar, la leche y la levadura.

El roscón, también conocida como rosca en México, se introduce en el horno a 170ºC durante 16 minutos. Previamente habremos pintado el roscón con huevo, la fruta escarchada y almendras. El calor hará que las levaduras empiecen a hacer su trabajo biotecnológico-gastronómico, duplicando el tamaño del postre y permitiendo la fermentación y la generación de burbujas que le dan ese aspecto esponjoso. Ahora sólo queda que disfrutemos de este delicioso alimento junto a nuestros regalos navideños.

Decía el dramaturgo Oscar Wilde que “después de una buena cena se podía perdonar a todo el mundo, incluso a los parientes”. Si quieres disfrutar de unas vacaciones diferentes, y sorprender a tus allegados, estas recetas navideñas podrán ser tu mejor aliado. La ciencia, y en particular la biotecnología, se unen a los fogones para que tus comidas y cenas tengan un toque tan exótico como original.

Imagen destacada | Christmas Stock Images

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneDigg thisShare on TumblrShare on RedditShare on Google+Print this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>